domingo, marzo 08, 2009

WATCHMEN; Superhéroes sin glamour



Charlando con un compañero de trabajo acerca del look de “Watchmen” después de haber visto el trailer, ambos coincidimos en que era realmente atractivo pero, al mismo tiempo, que tenía algo raro. Aunque, en efecto, por lo que el trailer enseñaba parecía que estábamos ante una película de superhéroes, también quedaba claro que no era una película de superhéroes cualquiera. Huelga decir que ninguno de los dos habíamos leído el cómic ni sabíamos prácticamente nada sobre la historia que en él se cuenta.
Después de haber visto las dos horas y media de alucinantes y, en ocasiones hasta hipnóticas imágenes, que dura dicho film, puedo certificar que se trata, sin lugar a dudas, de la película sobre superhéroes más peculiar y personal que se ha rodado hasta la fecha. Su especial estilo narrativo, sus personajes y la historia en si, no admiten comparación con ninguna película del género que se haya estrenado en cine o en dvd. Sencillamente "Watchmen" es… distinta.
Esta peculiaridad, o rareza si lo prefieren, le valdrá un buen puñado de críticas (en el sentido negativo de la palabra) y probablemente una corta carrera comercial en nuestros cines pero, a pesar de ello, conseguirá convertirse en una película de culto que, a buen seguro, la situará finalmente entre los mejores ejemplos de traslación de unas viñetas al celuloide. Lo cual no es nuevo para su director, Zack Snyder, pues ya hizo lo propio con la obra gráfica de Frank Miller, “300”.

"Watchmen" se sitúa en un pasado alternativo que se bifurca de la realidad que conocemos aproximadamente en los años treinta. Es entonces cuando, fruto de un aumento de la criminalidad y de la violencia de esos delincuentes, un grupo de policías decide combatir el fuego con el fuego, usando la misma (o más) violencia que los infractores de la ley al amparo de unos disfraces que les convierten en algo parecido a lo que hoy conocemos como superhéroes.
¿Pero lo son realmente? ¿Pueden hacer honor a ese título personajes que no dudan en asesinar a esos delincuentes en lugar de detenerlos? ¿Pueden presentarse orgullosos ante el público y los medios de comunicación quiénes hacen de la tortura la mejor manera de conseguir una pista? ¿Podemos respetar y admirar a una gente que, en pos de hacer (su) justicia acaban provocando el caos y una destrucción sin precedentes?
Los superhéroes de Watchmen carecen de glamour. No son atractivos, ni su comportamiento es admirable. Su ética es más que cuestionable y las relaciones que se establecen entre ellos mismos, en principio miembros de un mismo grupo, están llenas de tiranteces, infidelidades y encontronazos. En realidad, algunos de los superhéroes de Watchmen no son sino supervillanos a los que una sociedad decadente y corrupta ha acabado por convertir en el mejor ejemplo de la justicia, en lo que no es sino una ironía del destino, una broma de mal gusto como bien sabe "El comediante", uno de los integrantes mas deleznables del grupo, que siempre luce en la solapa una chapa con una carita sonriente (un acid).

En el pasado alternativo de "Watchmen", los Estados Unidos han vencido en la guerra de Vietnam, Nixon ha sido reelegido tres veces presidente del país y la guerra fría con Rusia (con Cuba como aliada) está en su punto más álgido, con desplazamiento de tropas a las fronteras y misiles nucleares a punto de ser disparados. En este mundo caótico y paranoico un accidente tecnológico ha provocado la muerte y el renacer de un superhombre, que ha sido rebautizado como Dr. Manhattan y, cuyo advenimiento, es en gran medida el responsable del cambio en el curso de la historia tal y como la conocemos. Este ser, que maneja el tiempo (puede ver el futuro y el pasado) y el espacio (puede teletransportar personas, objetos o a si mismo a cualquier rincón del universo), que modifica la materia a voluntad y que además goza de una inteligencia privilegiada, es utilizado por el gobierno como un arma.
En lo que podría interpretarse como una parodia de acontecimientos mucho más recientes, este arma estadounidense acabará por provocar una gran masacre en territorio propio y, con ella, el nacimiento de una nueva era para el país y para el mundo.

Las lecturas de “Watchmen” tanto a nivel político como social son numerosas y cada espectador tendrá su propia opinión sobre lo que subyace bajo el espectáculo que nos sirve su responsable. Cualquier comentario a la salida del cine es posible después de verla salvo... “ha estado entretenida”.
"Watchmen" no es "300", ni Batman, ni nada por el estilo. Las dos horas y media de película pesan y el ritmo no está lo bastante ajustado como para que no haya momentos de cierto tedio. Si a ello le suamamos el concepto de “multiprotagonista” que ralentiza aún más la progresión de la historia en beneficio de ahondar en el historial de cada uno de los personajes (auténtica razón de ser del film), tenemos ante nosotros un film de difícil visionado, que acabará rápidamente con las expectativas de quiénes andaran buscando un simple espectáculo pirotécnico a lo "Transformers". Fans de "Hulk" y de "Spiderman", ahorráos vuestro dinero.

En el apartado técnico destacan los ticks de Snyder que comienzan a ser ya marca de fábrica; violencia exacerbada con mutilaciones incluídas en primer plano, salpicaduras y chorros de sangre, miembros humanos fuera de sitio, secuencias de lucha y acción montadas en una alternancia de cámaras lentas y rápidas, unas gotitas de sexo más o menos explícito,…

La conclusión que he extraído ante todo lo visto se resume en la inscripción grabada en el pedestal de una estatua que aparece en el escenario en el que tiene lugar el desenlace de la película, y que no es sino la cita de unos famosos versos del poeta Percy B. Shelley:

“Mi nombre es Ozymandias, rey de reyes:
Contemplad mis obras, oh poderosos, y abandonad la esperanza!”


Somos insignificantes en el universo y nuestra existencia no es sino una broma de mal gusto. Así que… ¿por qué no sonreir?

10 comentarios:

Josmachine dijo...

Bueno, realmente si no has leído el tebeo te felicito, has clavado lo que se cuenta en la película. Por ello te animo a que te hagas con el cómic ya que la cantidad de información que inevitablemente se ha tenido que sacrificar en la adaptación completa ese discurso de Moore, lleno de lecturas en los social, político y metafísico, por no mencionar la cantidad de referencias de la cultura pop que usa, algunas de las cuales aparecen en la película, sobre todo en los magníficos créditos iniciales. Con la novela gráfica descubrirás la historia de los Minuteman, esa primera tanda de supers que yo eché de menos en la película.

Me alegro de que te haya gustado, o eso me da a entender tu reseña, y también me alegra ver que se entiende.

Saludos.

dude dijo...

Me preguntaba que impacto habria tenido en alguien que no hubiera leido el comic.

Bueno Josh, mas o menos ya lo ha dicho todo, le has sacado el jugo a la historia. A mi personalmente es una historia que no me llena mucho, (ya veo el telediario todos los dias), por lo que nunca ha sido de mis favoritas, eso si, la narracion del comic es maravillosa.

Creo q el fim me acaba gustando.

Salu2

Pablo dijo...

Al igual que Josmachine, también te recomiendo la lectura de ese Ciudadano Kane del cómic que es el Watchmen original, entonces entenderás el por qué no es una película para todos los gustos, y por qué da para tanto debate a favor y en contra.

Darkhalf dijo...

JOSMACHINE: la verdad es que al salir del cine ya me dieron ganas de leer el comic, y ahora con lo que me cuentas todavía tengo más. Creo que en la biblioteca lo tienen...

DUDE: pues ya veo que todos lo habeis leído menos yo. Claro que de ti ya me lo esperaba aunque... pensé que serías mas fan. No me preguntes por qúe.

PABLO: creo que la peli ya va a generar bastante debate de por si, sobretodo en la gente que se esperara ver algo tipo Iron Man o X Men. Pero sí, tengo que leerme el maldito comic ya!

Endora dijo...

Pues yo conseguí leerme el comic antes de ver la peli. En mi opinión está bien adaptado, aunque siempre habrá fundamentalistas que dirán que tal cosa o tal otra del comic no sale (oh, sacrilegio!), que el orden en el que se explican las cosas está cambiado... pero creo que todo eso se ha hecho para mejorar la línea argumental y que se entienda todo.
También opino que Alan Moore está un poco mal de la olla... tanta paranoia...
Qué opináis de la música de la peli?? No chirrían un poco a veces las canciones?? Yo me partía con la de Aleluya en la escena de sexo... jaja

Dude dijo...

Soy mas fan de V de vendetta, el comic claro, es mas salvaje, mas anarquista, mas como a mi me gusta. Pero a diferencia de los guachimenes, el dibujo no a envejecido muy bien, vamos de hecho me costo mucho leerlo por el dibujo pero la historia de "V" es maravillosa la mires por donde la mires. La peli es otra cosa.

Salu2

Pablo dijo...

Yo también soy más de V de Vendetta que de Watchmen. Fue lo primero que leí de Alan Moore y el dibujo me encanta, por eso me compro siempre que puedo todo lo que lleve el nombre de David Lloyd en la portada.

Sesión Golfa dijo...

REcomiendo su lectura, plagada de, al igual que la película, grandes frases lapidarias.

Darkhalf dijo...

ENDORA: Claro que aparecerán los fundamenalistas, no te quepa duda. Pero creo que los que mas ruido harán en contra de la película serán aquellos que desconozcan por completo el cómic y se hayan basado en el trailer para seleccionar que película ver cuando fueron al cine. Esa gente que cree que va a ver X-men y se encuentra con una disertación filosófica. Esos niños con sus papás...
Por cierto, a mi la selección musical también me pareció bastante desacertada y, en algunos momentos, hasta ridícula.
Gracias por dejar tu comentario aquí, Endora. ;)

DUDE: Como en el caso que nos ocupa, conozco V de Vendetta únicamente por la película y... bueno, a mi me gustó. Pero creo que como film tiene bastante menos entidad que Watchmen. Pero bueno, que el experto en comics eres tu. :)

PABLO: bueno... el cómic es el cómic y la peli la peli. Lenguajes distintos, al fin y al cabo. Insisto en que en eso Watchmen es superiro a V de Vendetta.

SESION GOLFA: Bienvenido. Me gusta tu nick porque yo tuve un programa de radio que se llamaba así... :)
Y sí, bueno, ya veo que tendré que leerme los cómics porque todos me lo decís.
Aunque pensaba hacerlo de todos modos... algún dia... :)

Núria dijo...

Acabo de ver el post, no comentaba desde Crepúsculo.
Realmente vi ésta pelicula la mismita semana que fué lanzada a la gran pantalla.
LLevaba mucho tiempo escuchando hablar de los cómics de Alan Moore y la gente decía maravillas de ellos...
Claro está que no se puede decir lo mismo de la película.
Yo la calificaría de esas que te dejan con "la miel en la boca" en todo momento. Crees que va a acabar ¡pero no!, ahí que sigue la historieta hasta que se convierte en una película de unas 2 h y pico que ya nadie puede soportar.
Fuí con unos amigos a verla, y créanme que no soy la única que opina que éste cómic tan productivo podría haberse "tratado mejor" por parte de la industria cinematográfica.
Los efectos especiales, muy bonitos todos, las escenas subiditas de tono no faltan y es desasosiego del espectador por no saber el momento temporal en el que se encuentra también hay que decir que está patente.
En fin, por favor, quien quiera ver ésta película, avisados están de que no es lo que el cómic promete...