lunes, octubre 13, 2008

SITGES 18- CITY OF EMBER


City of ember fue la elegida para cerrar el Festival de Sitges de este año. Para estos menesteres, para cerrar un festival, suele recurrirse a una película (en principio buena) pero que además tenga un cierto tirón comercial. Viene a ser algo así como la gala de inauguración pero con un poquito menos de caché. Vamos, que para abrir y cerrar un festival muchas veces lo que se pasa es una película mala pero de las que distribuidoras y productoras se encargarán de que todo el mundo sepa que existen (y que acabarán llenando salas comerciales mientras que las que llenan el Festival y van a concurso se pudren dentro de sus rollos).
Como ejemplo de lo dicho en el párrafo anterior City of ember nos viene que ni pintada. Surgida de una novela, la película nos narra la historia de unos muchachos (prepúberes) en cuyas manos acaba recayendo el futuro de lo que queda de la humanidad, que se refugia en una ciudad subterránea llamada City of ember. Tal y como se nos explica al principio del film, cuando la vida en la tierra ya no era posible, los genios mas geniales de entre los hombres construyeron esa ciudad subterránea para salvaguardar a la humanidad de su completa extinción. Sin embargo, y para asegurarse de que en algún momento saldrían de allí, le otorgaron al alcalde de la misma una caja en la que se explicaba como evacuar dicha ciudad cuando llegara el momento (la caja solo se abriría cuando pasaran doscientos años, gracias a un cierre electrónico conectado a una cuenta atrás). Dicha caja fue pasando de alcalde en alcalde hasta que, cuando apenas faltaban cuarenta años la cadena se rompió (no se especifica exactamente el cómo) y la caja se perdió. Con la cuenta atrás terminada y la caja abierta Ember carece ya de autonomía y su generador comienza a fallar, los víveres también escasean pero, a pesar de ello, el alcalde y sus ciudadanos parecen confiar en que todo se solucionará por si solo. Será precisamente el hallazgo de esta caja por parte de los niños protagonistas lo que dispara toda la película.

Toda esta historia de la civilización que, de alguna manera, debe reconstruirse a si misma y que olvida que existió en algún momento un mundo distinto del de la pequeña ciudad en la que viven, guarda no pocos puntos en común con otras fantasías futuristas mucho más acertadas, como por ejemplo La fuga de Logan.
Pero el director de esta película deja muy claro desde el principio que sus intenciones no son las de elucubrar sobre un futuro tan desalentador ni profundizar sobre las ideas más interesantes de la historia, como el hecho de que el destino profesional de los habitantes de Ember lo fije el azar, o que algunos de sus habitantes ya hayan intentado averiguar qué hay más allá (como en El bosque de Shyamalan), o sobre el por qué de las mutaciones que se han producido en algunas criaturas comunes (Polillas gigantes, ratas con tentáculos faciales,…).
Los responsables de la película se limitan sencillamente a utilizar todos estos elementos y el interesante entorno en el que se mueven sus personajes para explicar una aventura de niños y para niños. Una aventura a la que no le faltan ni las buenas intenciones, ni los padres buenos y comprensivos, ni las abuelitas que han perdido el juicio pero no el buen corazón ni, por supuesto, las atracciones de feria destinadas a ocupar un sitio privilegiado en algún parque temático de Orlando. Es decir, que toda la propuesta se convierte en un puro artificio que funciona adecuadamente gracias a que el ritmo no decae a pesar de que constantemente nos estemos preguntando por qué se ha desperdiciado de esa manera una idea de la que un director más sensible para el material de base (como Tim Burton, por ejemplo) podría haber sacado oro puro. O plata, por lo menos.

4 comentarios:

Pablo dijo...

Le he echado un vistazo al trailer y me parece a mí que al hacer esta película han tenido muy en mente el videojuego Bioshock.

Por cierto, ya vi Transsiberian. Muy buena. De cine fantástico tiene más bien poco, por no decir nada, pero seguro que es de lo mejorcito que se vio en Sitges.

Darkhalf dijo...

Yo cuando leí la sinopsis sobre la película también lo pensé, pero luego, al empezar la película, deseché la idea.
Primero porque al parecer la película procede de una novela (diría que anterior al videojuego) y segundo porque a excepción del hecho de que la ciudad está sumergida... no hay nada en común con el juego.
Pero vamos, que yo también pensé lo msimo.

Por cierto, ¿Sabes que hay en marcha una adaptacion al cine del videojuego?

Pablo dijo...

Si, y viendo como son las adaptaciones de videojuegos no es algo que me entusiasme precisamente.

Aparte de que el argumento del juego tampoco me parece que de para una película. Y eso me hace pensar que el motivo para rodarla son los Big Daddies y los escenarios.

victor dijo...

Hola si quieres podemos intercambiar enlaces, te dejo mi email: victorct@ymail.com

Un saludo