jueves, diciembre 20, 2007

Hazañas bélicas... como las de antes.


El otro dia pasaron en uno de esos canáles de pago una película que ya casi podría considerarse del Mundo Viejuno: "El desafio de las águilas".
Recuerdo que, reencontarme con esta película, así de forma inesperada, me hizo pensar en esa frase tan manida de "ya no se hacen películas como ésta" pero, es que en esta ocasión la frase no puede ser más cierta. Realmente no se hacen ya películas como ésta.
Desde que tuvo lugar la guerra de Vietnam y desembarcaron en el cine directores como Coppola u Oliver Stone, nadie parece capaz de tomarse una guerra "a broma".
Vamos a ver, me explico. Hace años, cuando se rodaban películas como "El desafio de las águilas", era perfectamente posible montar un guión sobre un grupo de soldados americanos que tienen que realizar una incursión de alto riesgo en una fortaleza alemana. La historia no utilizaría este argumento como excusa para hablarnos de lo dura que es la guerra o de las penurias de los soldados. Sencillamente usaría el escenario bélico para desarrollar una película de aventuras. A eso me refiero yo con hazañas bélicas.
Ahora, si se habla sobre películas sobre Vietnam se distingue claramente entre las buenas (Apocalipse now, Platoon, El cazador,...) y las malas (casi todas las demás que tratan de supermachos que liquidan "charlies" a cascoporro). Y si hablamos de la guerra(s) de Irak pues ya es el acabose. Todas las películas tienen que tratar de lo duro que es el desierto, de como la instrucción despersonaliza a los soldados, de como la guerra embrutece a los pobres e inocentes chicos, de las atrocidades que se cometen contra los civiles...
¡Pero hombre! Que también se puede hacer entretenimiento a la antigua usanza, ¿no?
Ejemplos: un grupo de soldados deciden pasar del frente para hacerse con los lingotes de oro que se guardan en el banco de un pueblo cércano (Los violentos de Kelly); los prisioneros de un campo de ídem alemán aceptan jugar un partido de fútbol lo cúal les valdrá de excusa para intentar la fuga (Evasión o victoria); destruir un fortín donde se cobijan dos poderosos cañones será la misión para un grupo de valientes soldados (Los cañones de Navarone).
En fin, que hoy no se plantean historias de este tipo porque nadie puede mencionar una guerra en Hollywood (y aquí ni digamos) sin que se enarbole la bandera del pacifismo y demás. ¡Que sí! Que está muy bien... ¡pero que se pueden hacer películas como aquellas también, copón!
El mismo Stanley Kubrick antes de emprender el rodaje de "La chaqueta metálica" comentó al estudio que tenía intención de filmar una película bélica. Entonces le dijeron que ya lo había hecho, recordándole "Senderos de gloria", a lo que él repuso: "No, esa no vale. Dicen que es antibélica".
La verdad es que "La chaqueta metálica" también lo es, y supongo que en gran medida todas las películas bélicas lo son, o deberían serlo. Lo único que pido es que dicho mensaje quede en un segundo plano. Vidoejuegos como "Commandos" bebía precisamente de aquellas películas y fue un éxito rotundo en el que nadie se planteaba demasiado si la acción se ambientaba en una trágica guerra que tuvo lugar realmente.
Godard dijo una vez: "un travellin es una cuestión moral".
Pero Godard no está aquí y este es mi blog, carajo.

5 comentarios:

Pablo (pablog70.wordpress.com) dijo...

A mi esas películas de guerra de antes me entretienen mucho. De ese estilo, lo más parecido que recuerdo que se haya hecho ultimamente es Tres Reyes, que también tenía su ración de moralina, pero en menos cantidad que Platoon y otras.

Dude dijo...

Eso pienso yo muchas veces. Y en cierta medida es lo que han hecho por ejemplo Tarantino y Rodriguez con Grindhouse, mandando un mesaje claro a Hollywood, para que vuelva a ser una fabrica de entretenimiento y olvide las secuelas y las ( malas) adaptaciones.

salu2

Dude dijo...

por cierto te añado a mis links que me gusta mucho leer tus reflexiones cinefilas.

Salu2

Darkhalf dijo...

pablo: tienes razón. Recordé "Tres reyes" poco después de publicar el post y es cierto, está un poco en aquella línea. Le pierde un poco el último tercio de la película demasiado centrado ya en el mensajito.

dude: sí, gente como tarantino (rodriguez en mi opinión no tanto) son los que aun saben hacer cine de calidad sin olvidar que no hay por qué ser un peñazo. Además su particular visión sobre el tratamiento de la violencia me resulta de lo más interesante.
Por cierto, se agradece el detalle.

Anónimo dijo...

Alberto Q.

www.lacoctelera.com/traslaspuertas


Precisamente estuve viendo de nuevo hace un par de días PLATOON, una de las que citas en el post.

Saludos