martes, diciembre 11, 2007

Bucear en una piscina de mierda


Aficionarse, o mejor dicho, AFICIONARSE (así con mayúsculas) al cine fantástico, es lo más parecido que uno puede hacer a bucear en una piscina de mierda.
Cada mes caen dos o tres títulos nuevos en el videoclub o en las tiendas de DVDs con nuevas propuestas cinematográficas de esta índole. Pero, ¿cómo distinguir la purria y la basura de las buenas películas? Alguien dirá que bastará con leerse la sinopsis... Yo digo que no. Existen fantásticas películas de cine fantástico, valga la redundancia, cuyo argumento o trama principal no es precisamente el cúlmen de la originalidad (Vampiros, de John Carpenter por ejemplo). Otros puede que crean que la mejor manera de no fallar es fijarse en sus intérpretes. Ciertamente no lo creo. La verdad es que el mayor bodrio que he visto en mi vida contaba nada más y nada menos que con Jeremy Irons, un actor de probado talento y de enorme reputación. Así pues, ¿qué nos queda? El director. Sí, el director no puede fallarnos. En cine fantástico Spielberg, Dante, Zemeckis, Carpenter, Balagueró,... nunca nos defraudan... ¿o sí?
Todo esto viene a cuenta de la última película que vi este fin de semana en casa y cuyo título, a priori, no prometía nada bueno "Mortuary". Por supuesto no se había estrenado en cines (al menos en España) y su única baza, ya que los actores eran desconocidos, estaba en su director; nada menos que Tobe Hooper.
Estoy seguro de que todos sabeis quien es Tobe Hooper pero por si acaso, os comento que fue el director que asombró a propios y extraños con su opera prima: La matanza de Texas. Tanto fue así, que de la noche a la mañana pasó a convertirse en el receptáculo de proyectos de cine fantástico tan interesantes como "Lifeforce" o "Poltergeist". Lo extraño del caso fue que ninguna de esas películas acabó de encumbrarle (de hecho se cuenta que el rodaje de Poltergeist sufrió tantas injerencias de su productor ejecutivo, Steven Spielberg, que en realidad la película está dirigida por él) sino que, al contrario, acabaron convirtiéndole en un director de películas de serie B (léase aquí con carácter peyorativo) cuya carrera es sólo seguida por gente como yo. O al menos así era hasta el domingo pasado, fecha en la que como ya comentaba, vi su última aportación al género. Una película, supuestamente de terror, que en lugar de parida por la mente del creador de Leatherface, parece más propia de R.L. Stine, el autor de la colección de novelas para niños llamada "Pesadillas". Después de "La masacre de Toolbox" y de ésta última, "Mortuary", creo que debería dejar de considerársele un 'Master of horror' y dar por hecho que "La matanza de Texas" fue un éxito fortuito, accidental e irrepetible.
No hace falta que haga una crítica detallada sobre la película; si ser aficionado al cine fantástico es como bucear en una piscina de mierda, el domingo pasado batí el record de apnea.

7 comentarios:

Dude dijo...

Tomo nota.
Yo, al SR Hooper tampoco le he tenido nunca en gran estima, y eso que como tu bien dices dirigio algun que otro clasico y un excelente remake, "invasores de marte".

Pura suerte?? quizas pero de estos hay muchos. Y no siempre se huele la mierda. Lastima.

salu2

las ruvis (lasruvis.wordpress.com) dijo...

hes la maldizion de los hafizionados a heste tipo de zine. siempre ai un momento, por mucho que nos hesforzemos, que caemos hen la trampa i nos tragamos halgun cosa asin.

manque lo de la piszina de mierda... ufffff, como metafora bale... pero si tienes tendenzia (como nosotras) ha bisualizar las cosas... puajjjjj

por zierto, la tormentica se hesta halejando i no a pasado nada. grazias por preocuparte!
vesisssss

Pablo dijo...

Yo le perdí la pista después de ver Combustión Espontanea. Qué decepción, ¿cómo podía ser el responsable de eso el mismo de Lifeforce y de La Matanza de Texas? no me extraña que acabase en la serie B.

M.V. dijo...

"Bucear en una piscina de mierda"... Me gusta. Una que suscribe tiene aún mucho que aprender del género en concreto y del cine en general (¿o de todo en general?...) La cuestión es que bucear en una piscina de mierda tiene fuerza (me refiero a la expresión porque la actividad en concreto es una jodienda...)

Tamaruca dijo...

Me temo que me quedo fuera del grupo de aficionados a este tipo de cine; de las que citas, sólo he visto Poltergeist y La matanza de Texas (por cierto, no me gustaron ninguna de las dos); sin embargo la escena del baño de mierda y en general, Trainspotting enterita me encantó, me llegó, me hizo pensar mucho y encima me desternillé de risa mientras la veía.

Besicos..

Thiago dijo...

Nuse, igual ya has escrito un post, pero aun no me dio a empaparme de todo tu blog, pero que te parecio REC?

Darkhalf dijo...

Aprovechando que Thiago me acaba de descubrir, contestaré a todo el mundo que es una costumbre que he adoptado recientemente:

DUDE: el remake de invasores no está mal, sobretodo teniendo en cuenta el bajisimo nivel de los remakes que se hacen hoy dia.

RUVIS: teneis suerte de no ser aficionadas a esto del fantastico... menos decepciones tendreis.

PABLO: creo que cuando Spielberg trabajó con él en Poltergeist se debió dar cuenta de que en realidad no tenía ni la mitad de talento del que aparentaba su opera prima

M.V.: yo no lo voy a probar, eso seguro ;)

TAMARUCA: no hay por qué ser cinéfilo para opinar de cine. Basta con ser espectador ;)

THIAGO: pues por extraño que te parezca aun no la he podido ver. Su estreno entró ya en mi etapa de cine solo en casa (vamos que mihija ya habia nacido). Asi que de momento solo se lo que dice la gente. Todo bueno :)